Mirando al pasado para pensar en el futuro


Hace varios meses que empecé a usar iPhoto y desde entonces ando liado introduciendo las miles de imágenes que almaceno en distintas carpetas dentro de mi ordenador.

Hace un par de días desempolvé una de 1999, de allá cuando cursábamos el desaparecido 2ºBUP. En ella aparezco con dos de mis mejores amigos de aquel entonces tomada por otro que por suerte aún conservo. Estábamos en el patio de mi casa (que como canta la canción es particular), en pleno mes de mayo seguramente haciendo como que estudiábamos mientras Miguel nos intentaba explicar cualquier tema relacionado con inglés, física o matemáticas.

Aquellas tardes eran bastantes frecuentes. Otras veces era Tomás el que nos ilustraba con sus enseñanzas sobre química o biología. En el fondo todo era un pretexto para bañarnos en la piscina, jugar al billar, escuchar música y en el fondo pasar la tarde haciendo de todo sin hacer de nada.

Subí la foto a Tuenti… y Fernando se ha encargado de hacer el resto. Cómo él dice… es increíble. Yo sé que lo dice por el pelucón que gastaba por aquel entonces, aunque yo le doy la razón por cómo ha pasado el tiempo en general.

Con 16 años nuestras dos máximas preocupaciones eran sin lugar a duda saber quién nos dejaría sus ejercicios en el estudio para copiarlos y cuanto quedaba para que llegara el fin de semana. En época de feria nos surgía una nueva y era saber cuantos días le racanearíamos al director… ¡toma ya!

10 años después, que se dice pronto, afortunadamente no es que nuestras preocupaciones (o al menos las mías) sean mucho más elevadas aunque empezamos a ver como algunos medio se independizan, otros tienen que empezar a sacarse las castañas del fuego y los que más incluso se casan. ¡Ahora si que empieza lo bueno!

Yo sin pensármelo dos veces me volvía a 2ºBUP y haciendo un esfuerzo a 1º de carrera. Aunque sinceramente y pensándolo bien, de nada sirve soñar con volver al pasado cuando se puede soñar con llegar al futuro. A un futuro del que somos dueños y señores, y en el que cada decisión que tomamos o que dejamos de tomar tiene repercusiones importantes; un futuro en el que nos podemos  marcar una meta (dependiendo del caso más o menos ambiciosa) y poniendo los medios dirigirnos a ella. Un futuro en el que todo puede estar descubierto o ser un enigma por descubrir. Un futuro menos cómodo pero más productivo. Un futuro en cualquier caso a nuestra elección y según nuestras circunstancias.

Un futuro para recoger lo sembrado y seguir sembando para recoger en el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s