Año nuevo, propósitos nuevos


Acabaremos la saga, segundas partes nunca fueron buenas y terceras ya veremos. Dicen que año nuevo vida nueva… pero eso a mi me parece una chorrada. ¿Acaso se puede cambiar de vida de un día para otro? Pues no, así que como mucho con la escusa del año nuevo lo más que podemos hacer es revisar como ha ido el anterior y sacar algún propósito para mejorar.

Anoche por no sé cuantos años consecutivos salí a dar una vuelta. Había 3 posibles planes: acostarme, ir a Granada o como todos los años tomar unas copas por mi santo y luego dar una vuelta para colarnos en algún sitio. Tanto insistió Rodri que al final el tercer plan fue el que salió, y muy bien que me parece porque mereció la pena. Estuvimos hasta las 4 y pico en su casa los dos y Manu, charlando y echando unas risas tan a gusto que no nos dimos cuenta de lo tarde que era hasta que nos dio por mirar el reloj. Estuvimos 3 y me fastidió especialmente que la mayoría a los que mandé sms para invitarlos ni contestaran, máximo cuando es un plan que llevamos tantos años haciendo y saben la ilusión que me hace. De hecho sólo contestó Tonu para disculparse y dar las gracias por el ofrecimiento. En fin, tomo nota. Cuando nos percatamos de la hora nos bajamos a Moët para ver a Paco&CIA y luego nos subimos a la DM para acabar la ronda de saludos y ver a los que allí estaban (concretamente medio Jaén). A las 7 pensamos que era buena hora para retirarse… el plan, la música ni las horas invitaban demasiado a quedarse y de fanta de limón estaba ya hasta el moño. Me alegro de haber empezado el año con Rodri y Manu, de no haber bebido demasiado, de no haberme gastado un duro… y de hoy estar bien para no sólo escribir ésto sino también aprovechar el día.

Pensaréis que éste rollo a que viene si el post va sobre los propósitos de año nuevo… pues es que resulta que a partir de las 12 ya era año nuevo… y anoche fue buen momento para empezar a ponerlos en práctica.

Los propósitos he pensado que tampoco tengo que detallarlos mucho aquí… en el fondo son míos y para mi, así que simplemente diré que van a consistir en ser un poco más ordenado y en gastar lo más valioso que tengo (el tiempo) en lo que realmente importa. Lo primero, siempre, lo más importante y sobre el que todo gira (o debería girar). Lo segundo: los demás. Este año habrá que priorizar un poco más sobre quienes son “los demás” y apostar mucho por los (las) que más valen y renunciar un poco a aquellos que aportan poco o nada. El trabajo y el MBA jugará un papel importante en el duro año que nos espera, equilibrándolo y compaginándolo con los dos asuntos anteriores. Por último, y si queda algo de tiempo ya pensaré en mi y en mis tonterías… aunque si los otros asuntos copan la totalidad del tiempo tampoco me importará dejar esto último de lado. Por supuesto valga decir que mis redes sociales van a seguir de vacaciones, a ver si puedo y escribo más despacio sobre esta gran decisión que tomé hace unas semanas.

Otro aspecto importante va a ser el de intentar ahorrar un poquito. Algo me inventaré para guardar un poco y gastar menos. Por lo pronto, como decía, el año ha empezado bien con una noche sin gastar 1 euro.

Por último, vamos a seguir haciendo la de beber y trasnochar menos. Un amigo me ha terminado de hacer ver que a partir de ciertas horas la noche no suele hacer más que “confundirnos”… Como él dice ¿qué quieres, encontrar una novia a las 4 en la discoteca de turno? pues encontrarás precisamente a ese tipo de novia que a la mayoría no le conviene o es qué quieres, “apagar” el calentón y zampiñarte (como mínimo) a la primera guarrilla de turno? No sé, quizá y como es normal simplemente quieras seguir pasándotelo bien con tus amigos/colegas… pero seguramente acabes discutiendo, haciendo el capullo, enfadándote por tonterías o teniendo conversaciones trascendentales de las que seguramente al día siguiente o no te acuerdes o te arrepientas de haber tenido. En fin,  por mi parte y sobre la regla general haré las excepciones que considere necesarias y cuando convenga se trasnochará. Eso sí, las veces justas y necesarias, intentando guardar la compostura y elegiendo bien las compañías… porque para eso están las excepciones que confirman la regla como los últimos días en Ayamonte con Nachito por ejemplo 😉

En fin, como deben ser los propósitos: pocas cosas, concretas y más o menos factibles de realizar (con esfuerzo por supuesto, pero no imposibles). Estos aspectos creo que me ayudarán a pasar un 2011 más feliz siendo un poquito mejor.

Por cierto, se admiten sugerencias porque como siempre digo: quién hace una crítica (constructiva), quién dice las cosas a la cara para ayudar… hace uno de los mayores regalos con que podemos encontrarnos. Lo pienso y lo digo… a quienes de verdad importas no dudan en decirte lo que piensan para ayudarte a ser mejor. De hecho, hay mucha gente que así lo hace conmigo y a la que estoy en especial muy agradecido.

Feliz 2011 amigos, colegas, familiares y demás allegados!

Anuncios

6 comentarios en “Año nuevo, propósitos nuevos

    • Bueno, intentaré cambiar poco pero siempre para mejor! 🙂

      Yo creo que el que cada día no se levanta pensando en ser un poquito mejor… ese día da un paso atrás. O se mejora o se empeora… pero quedarse en el mismo sitio es complicado 😉

  1. ¡Te falta el propósito de las 52 fotos! Qué son mucho más que fotos, por cierto.

    Y tratemos de recordar ese manifiesto que tanto nos gusta, todos los días del año. Life is short!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s