Quiero estar soltera, pero contigo para ser feliz


imagenes-amor-en-la-mirada5Acabo de leer el artículo de una escritora canadiense titulado “Quiero estar soltera, pero contigo” y me veo en la obligación de contestar a sus planteamientos que, siendo tan socialmente aceptados y políticamente correctos, sólo fluyen hacia un tipo de relación vacía y con fecha de caducidad.

No puedo preguntarle a Isabelle si cree en el amor para toda la vida, ese amor que muy probablemente hemos visto en nuestros abuelos, padres, familiares cercanos, amigos… No es muy habitual en una España en la que dos tercios de los matrimonios fracasan pero, porque tenemos ejemplos en los que esto se da…, al menos sabemos que es posible. Sin embargo, aunque no pueda preguntárselo, es evidente que Isabelle no cree en ese tipo de amor, porque en todo su artículo sólo y exclusivamente busca una relación basada en las emociones, el sentirse bien, el placer y el disfrute del sexo. Pero Isabelle: la vida por desgracia no es solo eso; y el amor, tampoco.

En una escena de El Indomable Will Hunting el profesor de Will, en una gran lección sobre la vida, dice a su alumno: “no sabes lo que es perder a alguien, porque solo lo sabrás cuando ames a alguien más que a ti mismo”. Sí, Isabelle, en eso consiste el amor, en el completo olvido de uno mismo en pro del otro. Echo en falta párrafos en tu artículo en los que hables de esa entrega y siento que sobran muchos en los que invitas a que cada uno haga lo que le dé la gana.

También observo que quieres una pareja para todo lo bueno que ese tipo de relación aporta, pero que huyes del compromiso. Quieres estar con una persona que te ayude a disfrutar de la vida, quieres a tu lado al “mejor amigo” con el que compartir locuras…, pero no dices en ningún sitio que te quieres entregar a él por amor, que es el verdadero garante de la felicidad. Tu tipo de relación top se basa en un disfrute fugaz que hoy te dará un hombre y mañana otro. Tus planteamientos no incluyen por ningún lado el compromiso de querer estar junto a alguien para todo –no sólo para lo placentero– y para siempre; sin esas dos perspectivas nunca te sentirás llena y completa. No te lo argumento porque esto lo enseña la vida misma y, como se dice en filosofía, contra los hechos no hay argumentos.

No te culpo de todos estos planteamientos, Isabelle, porque esto es lo que hoy y por todos lados nos vende nuestra sociedad. Un amor libre, sin compromisos, obligaciones ni responsabilidades. Un amor fugaz como casi todo lo que nos rodea. Un amor como la tecnología, que debemos renovar continuamente para estar siempre a la última y con lo aparentemente mejor. Este tipo de amor algún día te dejará sola, cuando ya no estés tan guapa, tan rubia y tan delgada, con ese culo que despierta admiración –de modo idéntico a como el de la perra enciende al perro-, cuando quizá te quedes sin trabajo y sueldo o cuando llegue una dura enfermedad, porque siempre existirá otra chica que reúna, al menos en parte, esas cualidades que hacían que ese hombre estuviera a tu lado.

Te quedarás sola cuando tu novio ya no vuelva a casa con resaca sólo de vez en cuando, sino cuando eso empiece a ser lo habitual porque se lo pase mejor con sus amigos que contigo, porque en ti no encuentre el amor como nota distintiva, sino una mera compañía más.

Te quedarás sola cuando os canséis de probar todo tipo de posturas en la cama y ya no os quede más remedio que probar con otras personas -en el mejor de los casos-. Te quedarás sola cuando, en vez de llevarte a tu cama en un estado catatónico para usarte de cojín, prefiera irse a la cama de otra amiga que se comporte como una persona y no como un simple animal, que además no es capaz de controlar sus instintos más primarios a los que da rienda suelta en cualquier momento y habitación.

Te quedarás sola cuando ése con el que quieres tener vida de soltera, al tontear con otras chicas, no sepa echar el freno, llegue a más con ellas y te acaben sustituyendo. Me encanta que te guste jugar con fuego… pero los hombres no somos de piedra y donde no hay amor al final todo puede acabar valiendo. Qué bonito hubiera sido que acabaras diciendo: “quiero ser ésa a la que le haces el amor porque me amas”. Pero no, es imposible que te acabe amando una persona que construye su relación con estos cimientos de papel.

Isabelle: te vas a quedar muy sola en cualquier relación en la que te vendas como el objeto que no eres, cuando todo lo que puedas aportar al otro sean risas, una cara bonita y un buen culo, además de noches de sexo loco y borracheras porque, Isabelle, chicas así hay muchas –de hecho por desgracia hoy en día son las que más abundan–.

Isabelle: “véndete” –si es que ese verbo se puede usar con un ser humano– como la persona que sí eres, la persona que lo único que desea es amar y sentirse amada. Isabelle: que no te dé miedo amar, aunque ese amar a veces implique sufrir, porque el amor verdadero y desinteresado es más fuerte que todo lo que pueda hacerle frente; y es el camino seguro hacia la felicidad. Isabelle: que tu ventaja diferencial en este mercado tan competitivo seas tú, tu interior, lo que sólo tú puedes aportar; y esto dáselo a quien realmente se lo merezca porque por amor esté dispuesto a dar hasta su vida por ti.

Hay letras que en muy poco… dicen mucho


Y hoy creo que es un buen día para dedicársela a todos mis amigos, porque para esto cualquier ocasión es buena.

Porque siempre estás
cuando toca reír
cuando toca llorar conmigo.
Porque siempre me das
lo mejor de ti
y no esperas que yo haga lo mismo.

Porque entre tú y yo siempre hay algo ahí
que nos mantiene unidos.
Porque el corazón sabe distinguir
entre lo sano y lo podrido

Porque ayer y hoy
somos tan iguales
siendo tan distintos

Si tú vas yo voy
si yo voy tú vas
siempre a nuestro ritmo…

Porque no te escondes
porque me levantas
cuando estoy rendido

Porque me respondes
cuando me haces falta
porque eres mi abrigo…
Cuando llega el frío
cuando llega el frío…

Porque das la cara por mí
porque puedo contar contigo
porque siento que estás ahí
porque todo lo compartimos
porque siempre queda un lugar
que todavía no descubrimos
porque lo nuestro sigue igual
y mira todo lo que ha llovido
y mira todo lo que ha llovido…

Porque tú sabes escuchar
porque te gusta charlar conmigo
por todo esto y por mucho más…
Tu eres mi amigo…

Tomado de AlbumCancionYLetra.com

La amistad: el mayor de los bienes exteriores


el-valor-de-la-amistadEl post de hoy quiere reflexionar sobre la amistad a partir de las enseñanzas de Aristóteles, que no por ser de hace más de 2300 años han dejado de tener valor. Más aun, todo lo contrario: su valor radica en su antigüedad, en ver y comprobar que la amistad es un valor eterno e inmutable porque posee la misma actualidad hoy que hace 23 siglos.

 

Sobre la virtud

La amistad es una virtud, y como toda virtud cuesta esfuerzo conseguirla, cuesta trabajo mantenerla y, además, no todos la poseen. La virtud se construye a partir de la repetición de actos buenos, y quizá porque el objeto de la amistad es el otro, son muchos y muy variados los actos que se han de ejercitar, y muchas las virtudes colindantes que entran en juego, como la sinceridad, generosidad, humildad, prudencia, justicia…

Sin embargo, quizá en que sea difícil de conseguir radica su grandeza. Los amigos pueden llegar a ser lo más necesario en la vida, y creo que nadie querría vivir aunque tuviera todo tipo de bienes si no tuviera con quien compartirlos, porque el ser humano es un ser social por naturaleza. Los amigos, pensamos, son el mayor de los bienes exteriores. Así, en la pobreza o en la desgracia, los amigos son el único refugio.

De modo natural, esta amistad surge entre padres e hijos, y de forma artificial en el momento en que uno los escoge como a su propia familia. Los jóvenes, gracias a la amistad evitan el error; los viejos se sostienen en la debilidad y, cuando uno está en plenitud de facultades, consigue en la unión una mayor fuerza.

Sobre el bien del otro

La amistad, no solo es necesaria sino que también y sobre todo es hermosa. Existen distintos grados de amistad pero nunca se tiene por un objeto, dado que en él no hay reciprocidad ni deseo de su bien. No ocurre igual en el amigo, en donde la amistad además de ser recíproca, se busca siempre y ante todo el bien del otro. Cuando la amistad se basa en el interés, el beneficio o la búsqueda de agrado se disuelve fácilmente al acabar su utilidad o sentimiento.

La amistad es perfecta cuando se da entre hombres buenos e iguales en virtud, porque quieren para el otro lo auténticamente bueno. Además, una de sus características fundamentales es que esté basada en la igualdad: cada uno obtiene lo mismo del otro y cada uno quiere lo mismo para el otro. A veces, no obstante, se da una desigualdad que es salvable, como en el caso del padre y el hijo o del mayor y el joven. En ellas, debe primar el afecto proporcional y para ello, el mejor debe recibir más afecto que el que profesa. En ello se basa el equilibrio y la vuelta a la igualdad.

Sobre su construcción

Sin embargo, este tipo de amistad es rara porque los hombres no suelen ser así, y porque requiere de tiempo y trato (es imprescindible para conocerse de verdad y aceptarse mutuamente). Dos personas que se dan al intercambio rápido de pruebas de amistad manifiestan su deseo de querer serlo pero se debe saber que el deseo de amistad surge rápido pero no así la amistad.

La amistad está a salvo de la calumnia, porque uno no cree al otro ya que ha puesto a prueba a su amigo durante mucho tiempo. Existe una confianza mutua y una imposibilidad de agravio. El bueno, al hacerse amigo, siempre busca el bien para aquel de quien es amigo.

Preferimos ser queridos, pero la amistad consiste más en querer, como una madre quiere a sus hijos sin buscar correspondencia. Los amigos que saben querer así, son seguros. Los amigos impiden la torpeza de apartarse del bien y de apartar a los suyos del bien. No hacen, por ello, peticiones torpes o estúpidas.

Sobre lo que implica la amistad

El hombre íntegro hace mucho por sus amigos, incluso dar su vida. Así:

  • Renuncia a riquezas, honores y ambición si le impiden ser noble.
  • Si da su vida por el otro consigue el mayor de los honores.
  • Si le da dinero alcanza su propia gloria.
  • Es capaz de no actuar para que actúe y se luzca su amigo.

Y esto es bueno, pues elige y antepone siempre lo más generoso.

Sobre el número de amigos

¿Es mejor tener muchos o pocos amigos? Se debe buscar el término medio que será distinto para cada uno. Servir a muchos es trabajoso y difícil, y tener más de los necesarios puede ser molesto y embarazoso. Por tanto, debemos tener el número de amigos con los que podamos convivir, que es otra de las características necesarias (y que desarrollo en el siguiente apartado).

Realmente, no es posible ser amigo de muchos (con amistad perfecta) ya que la intimidad no solo es difícil sino que también requiere tiempo. Amigos por interés o por pasarlo bien si se puede tener muchos, pues muchos reúnen estas condiciones y este tipo de amistad, además, no requiere de mucho tiempo.

No somos capaces de amar a muchos (con intensidad), y por ello tampoco podemos ser amigos de muchos. Hay personas que parecen tener muchos amigos y gozan de gran familiaridad con ellos, pero realmente carece de amigos verdaderos y se contenta con la mera educación. Sí, tiene amigos, pero no son íntimos. Tener amigos íntimos es una suerte.

Sobre la convivencia

Lo que más buscan los amigos es la convivencia. La amistad es convivir y desear para el amigo lo mismo que para sí. La vida de nuestros amigos nos resulta grata (como la nuestra propia), y por ello buscamos su compañía. Por nuestra parte, aquello que nos resulta atractivo deseamos compartirlo con ellos. 

Se deben buscar las aficiones y gustos en común para ponerlos en práctica, porque para convivir hay que buscar lo que favorezca la convivencia. 

La amistad entre gente buena las hace mejores conforme aumenta el trato fruto de esa convivencia, pues dos amigos mutuamente se toman como modelo y se corrigen. 

Sobre su necesidad

A los amigos se los necesita siempre, tanto en la prosperidad para compartir la alegría y hacerla más noble, como en la desgracia, para pedir ayuda y consuelo, ya sea el de su presencia o el de su palabra. Quizá en estos casos la amistad es más necesaria aunque en ambos casos la presencia de los amigos siempre es grata.

En la medida de lo posible, debemos intentar no entristecer a nuestros amigos con nuestras propias desgracias. El mal se debe compartir lo menos posible a menos que, aun molestándolos, nos hagan un gran favor. Nosotros, sin embargo, debemos acudir en su ayuda antes de que nos llamen, y ello es grato para ambos y muy generoso.

Debemos cuidar por último los favores, aceptándolos de modo lento ya que no es noble el ansia de beneficios, pero a la vez cuidando de que su rechazo no sea por sistema o con indiferencia ya que podemos ocasionar daño a quien nos lo presta, que también pretende manifestar así su generosidad y delicadeza.

Sobre la distancia

La distancia no impide la amistad, sino su ejercicio. Pero si la ausencia se prolonga y no se pone ningún otro tipo de medios que la suplan, también la amistad cae en el olvido. La falta de trato deshace muchas amistades pero, en pleno siglo XXI, se poseen medios suficientes para que, si se quiere, esto no ocurra.


Post relacionados:

 

Propósitos de año nuevo


Given Faith

propositos año nuevoHa empezado 2016. Si lo miramos con calma… realmente entre ayer y hoy no hay ninguna diferencia. Si ayer éramos pobres… hoy lo seguimos siendo. Si ayer en 2015 estábamos un poco gorditos hoy, como poco, lo estaremos más tras el cenote y los polvorones de anoche. Si eras rubia hoy sigues siendo rubia y si te encantaban las fajitas y el picante dudo que hoy no estés deseando que durante la comida haya Tabasco. Ayer, antes de ayer y mañana… son el mismo perro con distinto collar.

Sin embargo, como el ser humano es así, es el mismo día tras día, a veces necesitamos momentos de parón para reflexionar y reenfocar algunas cosas, para hacer balance y marcar nuevos rumbos. Quizá el día a día, la rutina, el estrés… nos llevan de la mano habitualmente y no conseguimos buscar una excusa para pararnos un poco y evaluar.

Hoy es…

Ver la entrada original 251 palabras más

¡Viva el COTILLÓN!


Given Faith

slide-nocheviejaEn la noche de fin de año la fiesta está asegurada. No es como cuando quedamos con nuestros amigos y luego, si surge, salimos de fiesta. Esto está más elaborado, y por eso sale mejor. Primero de todo, ya hay una discoteca a la que va todo el mundo. Además, como va tanta gente, hay que comprar entrada anticipada si quieres asegurarte poder entrar. Finalmente, es más fácil organizar un copeo porque sabes que todos van a llegar “después de la uvas”.

Pero aparte de fin de año, también hay noches de fiesta dignas de “recordar”: cuando hay un cumpleaños, el paso del ecuador de “los de medicina” o, cómo no, en fin de exámenes. Son eventos que hacen que la fiesta sea mejor, que vaya mucha más gente y que la disco ponga confeti o se haga algo especial.

Sin embargo, la noche de fin de año y los…

Ver la entrada original 183 palabras más

Abel: esto no va a quedar en buenas intenciones


Given Faith

Eran las 21:03h de ayer cuando empezaba esta entrada, mientras salíamos de la Misa convocada por el obispo de Pamplona como sufragio por la barbaridad que Abel ha cometido (y hasta aquí las 4 letras que pienso gastar en él y en su blasfemia).

122-12Los cristianos, da igual si eres más o menos practicante, creemos firmemente que en el trozo de Pan Eucarístico está Jesús, en cuerpo y alma. La hostia no es una simulación, una representación… no, la hostia es realmente el Cuerpo de Cristo.

Con la exposición de formas consagradas perpetrada en Pamplona, a los cristianos nos han tocado lo más grande que tenemos. Nos han tocado al Cuerpo de Cristo que en su más pura humildad quiso quedarse en un trozo de pan hace casi dos milenios. Es cierto que Cristo ya contaba con que estas cosas podían pasar, igual que contaba con todos los sufrimientos cuando…

Ver la entrada original 345 palabras más

La fuerza inesperada de un SÍ


Given Faith

Todos agradecemos que ya no haya anuncios en Televisión Española. A parte de que cortaban las películas justo en los momentos más emocionantes, casi todos son iguales y lo único que buscan es lo que escondemos en el monedero…

Sin embargo, sí que nos interesa lo que nos puedan ofrecer nuestros amigos. Por ejemplo, si nos invitan a su casa, de excursión o a una fiesta. Al conocer la propuesta aceptamos, o no, según los motivos o preferencias que tengamos. Aunque la elección no siempre depende de nosotros.

Hay veces, por ejemplo, que cuando un buen amigo nos propone un plan, aunque no nos apetezca mucho aceptamos. A veces para complacerle y otras porque, simplemente, confiamos en él.

Y a partir de ahí alea jacta est, la suerte está echada. Una de dos: o el plan, como lo pintaba nuestro amigo, está muy bien, o es un rollo. Pero sin…

Ver la entrada original 217 palabras más